Archivo de la categoría: Literatura

Flor de Fango de Guillermo González Montes. La Lolita de Nabokov en la era Twitter…

Por Armando Navarro.

La ópera prima de Guillermo González Montes es un film de buenas intenciones, pero malos resultados. La premisa es bien conocida, pues pareciera “calcar” con desfachatez la novela de Nabokov, haciendo algunos cambios “sustanciales”: un exitoso y estable doctor conoce por diversas circunstancias a una radiante adolescente por la que es capaz de perder la cabeza, dejar a su esposa, su trabajo y su vida completa.

Al igual que en la cinta de Adrian Lyne de 1997 “Lolita”, un beso será el detonante para que el Doctor, interpretado bien a secas por Odiseo Bichir, decida emprender un viaje de no retorno por la chica, quien para mala suerte ha sido secuestrada por un sórdido marinero que la lleva a Tampico a comenzar una “nueva vida” aderezada con prostitución, delincuentes y oscuridad.

El problema radica en que se cuenta con todos los traspiés clásicos de una ópera prima: errores en el sonido, en la dirección de actores y principalmente, un guión que no termina por justificar las acciones y decisiones importantes de personajes, además de contar con un desenlace tan abierto que en lugar de poético, termina quedando incompleto el relato en conjunto. Siempre estaba la opción de terminar la historia en prisión, o intuir de forma más clara una infinita y obsesiva búsqueda.

Dividida claramente en dos actos, La Ciudad de México y Tampico, luz y oscuridad, uno de los pocos logros del director está en saber mostrar  a esa ciudad del norte como un lugar lúgubre, húmedo y amenazante, pues es así justamente como el Doctor Talanquer percibe el entorno donde peligra su “amada”. Mientras que en el DF, la música, la fotografía y las locaciones representan esperanza y la alternativa de un futuro nuevo, a excepción de la sordidez de la escuela y vecindad, augurio quizá del devastador destino que caerá sobre los personajes centrales.

La adolescente en cuestión, Claudia Zepeda, a quien ya habíamos conocido en el bodrio “Perras” (2011), es probablemente la que más sale ganando con este film, pues termina siendo un vehículo de lucimiento a la medida. La lente del director se regocija mostrando a una actriz en ciernes que necesita tablas, pero cumple con su marcada belleza, con una mirada que a ratos se “come” la cámara.

Deudora de demasiados referentes (Nabokov, Kubrick, Lyne) resulta imposible querer delinear a una lolita en la era Twitter sin tener esas obligadas referencias. Por eso es injusto decir que “Flor de Fango” es una película mala, pues sus intenciones eran buenas, desafortunadamente, el resultado es algo intrascendente y gris.

1 comentario

Archivado bajo Cine, Crítica, Literatura

1Q84 y Murakami: La ambigüedad de un mundo con dos lunas…

Por Armando Navarro Rodríguez.

Cuando se terminan las poco más de 1000 páginas (1,151 en realidad) de la trilogía 1Q84 de Haruki Murakami, la sensación agridulce y las preguntas sin respuesta comienzan a brotar como la lava de un volcán. La intrínseca historia de amor entre Tengo y Aomame se descubre como el hilo conductor de una compleja red de personajes, lugares y situaciones que entre más se va conociendo, más fuerte es el deseo por llegar al fondo de este mundo oscuro y fantástico, romántico, pero brutalmente peligroso.

Decir que estamos ante la obra maestra de Murakami es coartar las posibilidades de uno de los mejores autores de los últimos tiempos, dueño de un estilo pausado, minucioso, con personajes secundarios tan completos e interesantes como los protagonistas. No tengo duda en que 1Q84 es sólo una gran obra del escritor japonés, quien ya carga detrás con varios títulos reconocidos, además de ser uno de los pocos casos en donde un escritor de culto se convierte también en generador de ventas millonarias de libros. Me gusta pensar que lo mejor de Haruki Murakami apenas llegará.

Ningún film adaptado de una gran novela llega por lo menos a igualarla. Hay un elemento clave en la imaginación de cada persona que hace que cada lectura sea única e irrepetible. No obstante, si en algún momento se pensará en realizar una versión cinematográfica de esta compleja y entrañable novela, un candidato seguro a dirigirla podría ser el japonés Takeshi Kitano. Director amado y odiado por igual (semejante a Murakami), por su cámara también pasea un deseo intenso por el detalle y las emociones de los personajes. Las miradas, los pensamientos y los momentos climáticos podrían ser adaptados y realzados por el reconocido Kitano, quien conoce a la perfección la densidad y misticismo de la cultura oriental . En esa misma línea, sería necesario un cast de actores desconocidos, frescos, de miradas penetrantes y atribuladas expresiones. Una tarea nada fácil. 1q84 contiene un estilo muy “cinematográfico”, la tarea será saber dónde “poner la cámara”.

1q84 es un vistazo al pasado, que busca dar luz en este presente desconcertante y aterrador, yuxtapuesto a una historia en donde el mensaje es claro: el amor lo puede todo. No equivocarse, esta no es una novela cursi, con asqueante miel embarrando los dedos.  Murakami lleva de la mano al lector entre intriga, violencia, sectas religiosas, literatura, promiscuidad, melancolía y esa innecesaria pero siempre presente duda sobre qué es lo que hacemos en este extraño mundo, en donde el amor pareciera y debiera ser la única razón de existir.

Dividida en tres tomos, 1Q84 es una novela que independientemente de su extensión, bien puede leerse de forma rítmica  y factible gracias a la prosa bien definida y estructurada de Murakami. Es bien sabido que entre más se va conociendo, aprendiendo y viviendo, la vida misma se complica, se tuerce, pues es necesario conocer, saber y vivir más y más, en un complejo círculo vicioso. Y eso es justo lo que los personajes de 1Q84 experimentan, el deseo irrefutable de conocer de dónde vienen, qué hacen en realidad en 1984 y hacía dónde se dirigen, sea cual sea su destino. Dentro de esos imprecisos caminos, habrá romance, muerte, personajes entrañables que llegan y no vuelven, fantasmagóricos escenarios y un par de lecciones finales que son exactamente lo que Murakami quiere dejar en claro: la felicidad es compartida y nunca será bueno saberlo TODO. Puede ser que no nos guste lo que podemos descubrir.

Es probable que algunos lectores encuentren decepción al final de las páginas de 1Q84, aquellos que esperarían un final épico y con todos los cabos resueltos. No hay eso. La sutileza y facilidad del desenlace es de una maestría contundente, pues esos personajes, después de pasar por tantos conflictos, merecen la paz de un final relativamente feliz. No todas las preguntas serán respondidas (inmediatamente me vino a la mente la serie “Lost”) pero ese desconcierto será el alimento de cada día en el nuevo mundo. ¿Qué objeto tendría vivir en un lugar del que se conoce todo?

1Q84 de Haruki Murakami es una novela imprescindible, obligada para aspirantes a escritor, guionistas y lectores ávidos de un ritmo ágil, entretenido, pero innegablemente real. No pregunten de qué se trata. Es una obra inclasificable, dueña de una exquisita mezcla de géneros. 1Q84 debe leerse de un jalón y al final, nadie dejará de alzar la vista pensando si en el cielo no habrá dos lunas, una grande y una pequeña a su lado.

1 comentario

Archivado bajo Arte Internacional, Cine, Crítica, Literatura