La fusión de un millonario, el arte, la cultura y el público mexicano: El Museo Soumaya

Por Armando Navarro Rodríguez.

Lo que ha hecho Carlos Slim con el Museo Soumaya es impresionante: Ofrecer al público de forma gratuita y permanente las 16 colecciones que incluyen más de 64 mil piezas propiedad de la Fundación Carlos Slim, en un imponente edificio representante de la más moderna arquitectura.

Nombrado así en honor de la esposa del magnate, Soumaya Domit, quien falleció en 1999, el museo permite estar muy de cerca de bellas y delicadas obras que van del renacimiento, al barroco, pasando por el impresionismo, arte novohispano, paisajes y muralismo mexicano.

Así, los nombres y las imágenes se empiezan a mezclar en la mente del visitante, quien no acaba de entrar al museo y ya es recibido en el vestíbulo por “El Pensador” de Auguste Rodin, artista francés, de quien precisamente en el Soumaya se encuentra la colección más grande de sus obras fuera de Francia.

El pretexto para la semejante inversión de 800 millones de dólares es simple. Carlos Slim ha dicho que la inspiración llegó de su esposa; su memoria lo animó a comprar obras de arte de todo el mundo, de todo tipo de artistas, para que fueran exhibidas a todo el público mexicano. La gente de bajos recursos, incapaz de viajar al extranjero para visitar los mejores museos del mundo, ahora tiene la oportunidad de admirar el arte de estos importantes artistas en su propio país.

Slim lo sabe perfectamente. Por eso su fundación también hace unos años ayudó a la restauración del Centro Histórico. La cultura es sumamente importante, es la identidad del país, sin eso, no tenemos nada. Y él invierte sin decoro en el arte y la cultura. Esos lugares que la política y la religión parecen haber olvidado.

Estar parado frente a obras de Tintoretto, de Rubens o de Doménikos Theotokópoulos, El Greco, es una delicia indescriptible. Pero hay más. En sus seis diferentes salas, en un recorrido que se disfruta mejor del último piso hacia abajo, el visitante encontrará a viejos conocidos como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Tamayo y Juan Soriano, en cuadros que van de los gruesos y violentos trazos del muralismo, a la tranquilidad de los retratos y los paisajes.

Ahí están también el surrealismo de Salvador Dalí y Joan Miró, los paisajes de Claude Monet, mientras se van encontrando por ahí los estilos inconfundibles de Van Gogh, Rendir y Toulouse-Lautrec. Finalmente, el arte novohispano, en donde se puede admirar el barroco en todo su esplendor. Y la lista sigue y sigue. Es necesario estar ahí para experimentar la experiencia multisensorial que el Museo Soumaya impone. Sobran las palabras.

Ubicado en Plaza Carso que está ubicada en Blvd. Miguel de Cervantes Saavedra. Col. Ampliación Granada, México, DF, CP 11320, justo atrás de Antara Polanco, el museo abre de Jueves a Sábado de 10:00 a 22:00 y de Domingo a Miércoles de 10:00 a 19:00.

La entrada es gratis. No hay pretexto para no admirar semejante banquete cultural. Este lugar es una excusa más para saborear esa indescriptible Ciudad de México.

1 comentario

Archivado bajo Arte Mexicano, Artes Plásticas, Crítica, Museos, Pintura

Una respuesta a “La fusión de un millonario, el arte, la cultura y el público mexicano: El Museo Soumaya

  1. juan Carlos campos Pérez

    Gracias al ingeniero Carlos slim, por poner a nuestro alcance, tan preciadas obras arte de maestros europeos y mexicanos…. Espero que la gente aprecie tan extensa gama de obras de arte y uno de los mas grandes impresionistas renoir y monet….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s